Vapear eleva las probabilidades de sufrir insuficiencia cardíaca

Cada vez hay más estudios que advierten de los efectos perjudiciales de los cigarrillos electrónicos sobre la salud. Uno de los último trabajo acaba de ser presentado en el congreso anual del Colegio Americano de Cardiología y afirma que las personas que vapean tienen significativamente más probabilidades de desarrollar insuficiencia cardíaca en comparación con aquellas que nunca han consumido cigarrillos electrónicos.

La insuficiencia cardíaca es una epidemia mundial. Su impacto en muertes evitables, morbilidad y carga económica es inmenso. El corazón se vuelve demasiado rígido o débil para bombear sangre con la eficacia que debería. A menudo puede provocar síntomas debilitantes y hospitalizaciones frecuentes a medida que las personas envejecen. Debido a la falta de capacidad regenerativa del corazón humano adulto, la pérdida de tejido miocárdico por diversas enfermedades del corazón es irreversible y conduce frecuentemente a insuficiencia cardíaca fatal

Desde hace tiempo están en el mercado productos electrónicos de nicotina, que incluyen cigarrillos, pipas, electrónicas y narguiles electrónicos, vaporizadores, narguiles, que suministran nicotina en forma de aerosol sin combustión.

Desde que se introdujeron a finales de la década de 2000, los productos electrónicos de nicotina a menudo se han presentado como una alternativa más segura que el tabaco, pero cada vez hay investigaciones que advierten sobre sus efectos sobre la salud lo que ha generado una mayor preocupación sobre estos productos.

«Cada vez más estudios vinculan los cigarrillos electrónicos con efectos nocivos y descubren que podrían no ser tan seguros como se pensaba», asegura Yakubu Bene-Alhasan, del Hospital MedStar Health en Baltimore y autor principal del estudio. «La diferencia observada s sustancial. Vale la pena considerar las consecuencias para la salud, especialmente en lo que respecta a la salud del corazón ».

Para el estudio, los investigadores utilizaron datos de encuestas y registros médicos electrónicos en All of Us, un gran estudio nacional de adultos estadounidenses que analiza las asociaciones entre el uso de cigarrillos electrónicos y nuevos diagnósticos de insuficiencia cardíaca en 175.667 participantes (edad media de 52 años y 60,5% mujeres). De esta muestra, 3.242 participantes desarrollaron insuficiencia cardíaca dentro de una mediana de seguimiento de 45 meses.

Los productos electrónicos se han presentado como una alternativa más segura que el tabaco, pero cada vez hay investigaciones que advierten sobre sus efectos sobre la salud

Los resultados mostraron que las personas que consumieron cigarrillos electrónicos en algún momento de su vida tenían un 19% más de probabilidades de desarrollar insuficiencia cardíaca en comparación con aquellas que nunca habían usado cigarrillos electrónicos.

El estudio ha tenido en cuenta una variedad de factores demográficos y socioeconómicos, otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca y el uso pasado y actual de otras sustancias de los participantes, incluidos alcohol y otros productos de tabaco.

Las personas que consumieron cigarrillos electrónicos en algún momento de su vida tenían un 19% más de probabilidades de desarrollar insuficiencia cardíaca

Los investigadores tampoco encontraron evidencia de que la edad, el sexo o el tabaquismo de los participantes modificaran la relación entre los cigarrillos electrónicos y la insuficiencia cardíaca.

Tipos de insuficiencia cardiaca

Al desglosar los datos por tipo de insuficiencia cardíaca, el mayor riesgo asociado con el uso de cigarrillos electrónicos fue estadísticamente significativo para la insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada (HFpEF), en la que el músculo cardíaco se vuelve rígido y no se llena adecuadamente de sangre entre las contracciones.

Sin embargo, esta asociación no fue significativa para la insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida (HFrEF), en la que el músculo cardíaco se debilita y el ventrículo izquierdo no se contrae tan fuerte como debería durante las contracciones. Las tasas de HFpEF han aumentado en las últimas décadas, lo que ha llevado a un mayor enfoque en determinar los factores de riesgo y mejorar las opciones de tratamiento para este tipo de insuficiencia cardíaca.

Los resultados de este trabajo van en una línea similar a la de estudios previos realizados en animales, que señalaron que el uso de cigarrillos electrónicos puede afectar el corazón.

Otros trabajos en personas también han demostrado vínculos entre el uso de cigarrillos electrónicos y algunos factores de riesgo asociados con el desarrollo de insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, estudios previos que intentaron evaluar la conexión directa entre el uso de cigarrillos electrónicos y la insuficiencia cardíaca no han sido concluyentes, lo que, según Bene-Alhasan, se debe a las limitaciones inherentes de los diseños de los estudios transversales, los tamaños de muestra más pequeños y el menor número de pacientes cardíacos.

Los investigadores escriben que sus hallazgos sugieren la necesidad de realizar nuevas investigaciones sobre los posibles impactos del vapeo en la salud del corazón, especialmente considerando la prevalencia del uso de cigarrillos electrónicos entre los más jóvenes.

«Creo que esta investigación debería haberse realizado hace mucho tiempo, especialmente considerando cuánto han ganado terreno los cigarrillos electrónicos», señala Bene-Alhasan. «No queremos esperar demasiado para descubrir que podría ser perjudicial, y para entonces es posible que ya se haya causado mucho daño. Con más investigación, podremos descubrir mucho más sobre las posibles consecuencias para la salud y mejorar la información que llega al público».

Bene-Alhasan también dijo que los cigarrillos electrónicos no se recomiendan como herramienta para dejar de fumar, ya que muchas personas pueden continuar vapeando mucho después de haber dejado de fumar.

Los investigadores dijeron que el diseño observacional prospectivo del estudio les permite inferir, pero no determinar de manera concluyente, una relación causal entre el uso de cigarrillos electrónicos y la insuficiencia cardíaca.

No obstante, con su gran tamaño de muestra y datos detallados sobre el uso de sustancias y la información de salud aseguran que el estudio es uno de los más completos para evaluar esta relación hasta la fecha.