Un bombardeo ruso en Odesa causa al menos 20 muertos | Internacional

Un bombardeo ruso ha dejado al menos 20 personas muertas este viernes en la ciudad ucrania de Odesa. Las autoridades ucranias han informado también de más de 70 heridos. Entre los fallecidos hay dos miembros de los equipos de emergencias que operaban en el lugar del ataque.

Se desconoce si en la zona del impacto había algún objetivo militar. Un concejal del Ayuntamiento de Odesa sí ha confirmado que entre los muertos se encuentra Oleksander Hostishchev, comandante de un destacado batallón de las fuerzas especiales del ministerio del Interior. También ha perdido la vida el ex vicealcalde Serhii Tetiukhin.

Rusia ha seguido este viernes su estrategia habitual de realizar el ataque en dos fases, con la llegada de un primer misil y, pasados unos minutos, un segundo que corrige las coordenadas del primer cohete o asegura que el objetivo es completamente destruido. En muchos casos, los servicios de emergencias llegan al lugar de los hechos antes de que impacte el segundo proyectil. Esto es lo que ha causado el fallecimiento de dos profesionales de los servicios de emergencias y ha dejado heridos a otros siete miembros de los equipos de rescate.

El Alto Mando de las Fuerzas Armadas Ucranias en Odesa informó de que el bombardeo se llevó a cabo con misiles balísticos iskander disparados desde la península ocupada de Crimea, a unos 200 kilómetros de la ciudad portuaria ucrania. El iskander es una de las armas más destructivas en el arsenal ruso. Las alarmas que advierten a la población de un posible bombardeo no se habían activado en el momento del impacto, como ha sucedido en otras ocasiones cuando se trata de cohetes que pueden volar por encima de la velocidad del sonido.

El ejército ucranio asegura que 10 edificios de viviendas han sido destruidos, además de un gasoducto secundario, una gasolinera y una zona de recreo. Es el segundo ataque con numerosas víctimas mortales que sufre Odesa este marzo. Doce personas, entre ellas cinco menores, fallecieron el 2 de marzo en una ofensiva con drones. Tres días después, un misil impactó en un edificio a escasos 300 metros de una visita de Estado en la que se encontraban el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, y el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

El bombardeo en Odesa ha sucedido poco después de las 11 de la mañana. Pocas horas antes, un dron ruso impactó en un edificio de viviendas en Vinnitsia, en el centro del país, causando la muerte de dos civiles.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Odesa es el mayor puerto marítimo de Ucrania, la principal salida de tráfico mercante en el mar Negro, sobre todo tras la ocupación rusa en 2022 de las ciudades portuarias del mar de Azov, Mariupol y Berdiansk. Su importancia estratégica la ha mantenido en la diana del ejército invasor, sobre todo en 2023, cuando sus infraestructuras portuarias eran golpeadas periódicamente. El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó el 7 de marzo en una reunión con los líderes de los partidos políticos franceses que tanto Odesa como Kiev podían ser de nuevo en el futuro objetivo de conquista ruso. Macron señaló que si Rusia tomaba Odesa, las tropas francesas podrían verse forzadas a intervenir en la guerra. Esta ciudad portuaria, fundada por la zarina Catalina la Grande, es un símbolo para el nacionalismo ruso. Su posición, cercana a Crimea, pero también al territorio de la provincia de Jersón ocupado por Rusia (a 100 kilómetros), la hace especialmente vulnerable a ataques aéreos, pero también a un hipotético desembarco marítimo.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_