Stoltenberg advierte de que un Estados Unidos fuera de la OTAN es más débil | Internacional

La OTAN celebra su 75º aniversario sintiéndose más fuerte y unida que nunca, pero, a la par, consciente de que las amenazas a la “alianza más exitosa de la historia” no vienen solo desde fuera, con la guerra rusa contra Ucrania. El peligro también puede estar dentro, sobre todo si las elecciones estadounidenses de noviembre suponen el regreso del republicano Donald Trump. De ahí que el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, haya lanzado un mensaje claro a Washington en el cumpleaños redondo de la organización defensiva: Estados Unidos necesita tanto a la OTAN como Europa y sería más débil sin la organización transatlántica.

“Europa necesita a Norteamérica para su seguridad (…) al mismo tiempo, Norteamérica también necesita a Europa (…) juntos somos más fuertes y estamos más seguros”, ha afirmado Stoltenberg este jueves durante la ceremonia en la sede de Bruselas de la OTAN por los 75 años de la fundación de la Alianza Atlántica. Un aniversario que se volverá a celebrar, con más fastos, durante la cumbre de julio en Washington, donde hace hoy tres cuartos de siglo se firmó el Tratado de Washington que dio origen a la alianza defensiva con los 12 primeros miembros, ahora expandidos a 32.

“Gracias a la OTAN, Estados Unidos tiene más aliados y amigos que cualquier otra gran potencia”, ha subrayado Stoltenberg, que también ha recordado que la primera vez que se activó el crucial artículo 5 de la Alianza, aquel que consagra la defensa colectiva bajo el principio de que un ataque contra un miembro de la Alianza es un ataque contra todos, fue precisamente tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

Las palabras de Stoltenberg han sido seguidas con atención por el secretario de Estado norteamericano de la actual administración de Joe Biden, Antony Blinken. Pero iban dirigidas al rival en noviembre del aspirante demócrata a la reelección. Porque Trump, cuyo nombre no ha sido mencionado en ningún momento pero estaba en la mente de casi todos los ministros de Exteriores presentes, y en sus insistentes llamamientos a “mantenerse juntos”, ha vuelto a poner en cuestión la OTAN. Incluso ha llamado a Rusia a hacer “lo que diablos le dé la gana” con cualquier miembro de la Alianza que no gaste lo suficiente en defensa colectiva, en referencia a la meta del 2% del gasto en defensa del PIB señalado como meta mínima para los aliados.

No se trata solo de dinero

Al respecto, el jefe de la OTAN ha recordado que “Europa está invirtiendo más, mucho más” en defensa y que este mismo año, para cuando los líderes de los países aliados se reúnan en Washington, “la mayoría” de los miembros de la Alianza —dos tercios de ellos— invertirán ya al menos el 2% del PIB en defensa. A la par, ha insistido Stoltenberg, no se trata solo de una cuestión de dinero. “Los aliados europeos proporcionan militares de primera categoría, vastas redes de inteligencia y una influencia diplomática única, lo que multiplica el poderío estadounidense”, ha indicado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La necesidad de mantener la unión en una alianza que ha evitado múltiples nuevos conflictos y garantizado ampliamente un largo periodo de paz para los países miembro y sus casi 1.000 millones de habitantes ha sido el mensaje unívoco de los ministros de Exteriores congregados este jueves en Bruselas para celebrar el aniversario de la Alianza, con discursos y, también, con una tarta de chocolate belga, uno de los países fundadores de la OTAN.

“Trabajamos juntos para proteger las libertades básicas, la democracia y el Estado de derecho. No son cosas que nos vienen dadas, son valores por los que hay que luchar. Mantengámonos juntos y seamos juntos más fuertes”, ha resumido el ministro de Exteriores letón, Krisjanis Karins.

La ceremonia ha sido celebrada ante las 32 banderas de los aliados. Que son 20 más que en sus inicios y, sobre todo, dos más desde que Rusia invadió Ucrania y llevó a países hasta entonces reticentes a formar parte de una alianza militar, como Finlandia y, desde el pasado marzo, Suecia, a dar el paso decisivo y solicitar su ingreso en la Alianza Atlántica. Una muestra más, según los aliados, de que el presidente ruso, Vladímir Putin se equivocó al pensar que atacando a Ucrania debilitaría a Occidente y reforzaría a Rusia: desde el ingreso sueco y finlandés, la OTAN ha duplicado su frontera con Rusia, 1.340 kilómetros gracias a la entrada sueca y finlandesa. Y una prueba, agregan, de que la OTAN cumple 75 años más fuerte y vigorosa que nunca y, sobre todo, muy lejos de la “muerte cerebral” que le diagnosticara hace menos de un lustro el presidente francés, Emmanuel Macron.

“La OTAN es fuerte y está haciéndose más fuerte”, celebró la víspera el ministro de Exteriores británico, David Cameron, quien no obstante señaló la tarea aún por cumplir de varios miembros, entre ellos España: llegar al 2% del PIB en gasto en Defensa “para que [la Alianza] siga siendo fuerte” en el futuro.

También la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quiso conmemorar una alianza que, dijo en X, “sigue siendo la base de la seguridad y la estabilidad en la zona euroatlántica”. Con la adhesión de Suecia y Finlandia, y su “unidad inquebrantable” con Ucrania, “la OTAN es más fuerte que nunca”, agregó la exministra de Defensa alemana, cuyo nombre llegó a barajarse como candidata a suceder a Stoltenberg, si bien ha preferido apostar por su continuidad al frente del Ejecutivo europeo en la misma Bruselas que alberga la sede de la Alianza. De los 27 Estados miembros de la UE, 23 son también socios en la OTAN.

Para celebrar su 75º aniversario, el histórico Tratado de Washington que dio origen a la OTAN en 1949 con sus 12 miembros originales, ha sido trasladado a Bruselas en avión y llevado bajo escolta policial hasta la sede de la Alianza. En su primera salida de Estados Unidos, el Tratado ha permanecido expuesto durante todo el encuentro de los ministros de Asuntos Exteriores en la sede belga de la OTAN y ha sido el centro de atención de la ceremonia oficial del jueves, pero regresará de inmediato a su ciudad de origen, donde tendrá de nuevo un papel relevante en los fastos más solemnes previstos durante la cumbre de la Alianza en julio en la capital estadounidense.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_