Si los síntomas del Covid te duran más de un mes puede que se vuelva persistente

Las infecciones persistentes por covid-19 son mucho más comunes de los que se pensaba: hasta tres de cada 100 infecciones duran un mes o más. Estos datos proceden de un estudio publicado en ‘ Nature ‘ que ha analizado los datos de más de 90.000 personas entre noviembre de 2020 y agosto de 2022 en Reino Unido. La investigación muestra además que algunas infecciones persistentes tenían una gran cantidad de mutaciones, lo que sugiere que podrían actuar como reservorios para sembrar nuevas variantes preocupantes . Asimismo, las personas con infecciones persistentes que duraron 30 días o más tenían un 55% más de probabilidades de informar tener Covid prolongado que aquellas con infecciones más típicas. Durante mucho tiempo se ha pensado que las infecciones prolongadas por covid-19 en personas inmunocomprometidas pueden haber sido la fuente de las múltiples variantes nuevas que surgieron durante la pandemia de coronavirus y sembraron sucesivas oleadas de infección, incluidas las variantes Alfa y ómicron . Pero hasta ahora se desconocía la prevalencia de infecciones persistentes entre la población general y cómo evoluciona el virus en estas situaciones. Para investigar esto, los investigadores de la Universidad de Oxford utilizaron datos de la Encuesta de Infección por Covid de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS-CIS), que evaluó a los participantes aproximadamente una vez al mes. De los más de 90.000 participantes, 3.603 proporcionaron dos o más muestras positivas entre noviembre de 2020 y agosto de 2022 en las que se secuenció el virus. De ellos, 381 personas dieron positivo con la misma infección viral durante un período de un mes o más. Dentro de este grupo, 54 personas tuvieron una infección persistente que duró al menos dos meses. Los investigadores estiman que entre una entre mil y una entre 200 (0,1-0,5%) de todas las infecciones pueden volverse persistentes y durar al menos 60 días . En algunos casos, las personas seguían infectados con variantes virales que se habían extinguido en la población general. Pero los investigadores descubrieron que la reinfección con la misma variante era muy rara, probablemente debido a que el huésped desarrolló inmunidad a esa variante y la variante redujo su frecuencia a niveles muy bajos después de unos meses. De las 381 infecciones persistentes, a 65 se les realizaron tres o más pruebas de PCR durante el transcurso de su infección. La mayoría (82%) de estas personas demostraron una dinámica de rebote viral, experimentando una dinámica de carga viral alta, luego baja y luego alta. Según señala a ABC Salud Mahan Ghafari, «esto significa que el virus retiene la capacidad de replicarse activamente durante estas infecciones prolongadas. También descubrimos que estas infecciones tienen más probabilidades de informar sobre la presencia de covid prolongado en comparación con las infecciones no persistentes. Sin embargo, las infecciones persistentes también muestran variaciones interesantes entre sí; no todas resultan en virus con numerosas mutaciones. Algunas adquieren muy pocas mutaciones». Añade este experto que además de observar las mayores probabilidades de covid prolongado en estos individuos, «no sabemos si hay otras implicaciones para la salud en estas infecciones». Así, aunque otros estudios han demostrado que las infecciones crónicas con virus altamente mutados ocurren en ciertos individuos inmunocomprometidos, como aquellos que reciben tratamiento contra el cáncer o que tienen VIH avanzado, «dado que no tenemos acceso a los registros médicos de los participantes en nuestro estudio, no podemos afirmar de manera definitiva si tienen otros problemas de salud a largo plazo ». La infección persistente es solo uno de muchos factores que contribuyen al covid prolongado Además, las personas con infecciones persistentes tenían un 55% más de probabilidades de informar tener síntomas de covid prolongado más de 12 semanas desde el inicio de la infección que las personas con infecciones más típicas. «Nuestras observaciones resaltan la importancia continua de la vigilancia genómica comunitaria tanto para controlar la aparición como la propagación de nuevas variantes, pero también para obtener una comprensión de la historia natural y la evolución de nuevos patógenos y sus implicaciones clínicas para los pacientes », asegura Mahan Ghafari, autor del estudio. Proteína pico Ciertos personas mostraron una cantidad extremadamente alta de mutaciones, incluidas mutaciones que definen nuevas variantes del coronavirus, alteran los sitios objetivo de los anticuerpos monoclonales e introducen cambios en la proteína de pico del coronavirus. Sin embargo, la mayoría de los individuos no albergaban una gran cantidad de mutaciones, lo que sugiere que no todas las infecciones persistentes serán una fuente potencial de nuevas variantes preocupantes. «Aunque la relación entre la persistencia viral y el covid persistente puede no ser causal, nuestros resultados sugieren que las infecciones persistentes podrían estar contribuyendo a la fisiopatología del covid persistente. De hecho, se han sugerido muchos otros mecanismos posibles, incluyendo la inflamación, el daño orgánico y la microtrombosis. Es importante señalar que nuestros resultados sugieren que, incluso si las infecciones persistentes están causando el covid prolongado, solo explican una pequeña proporción de todos los casos. En otras palabras, la infección persistente es solo uno de muchos factores que contribuyen al covid prolongado», comenta.