Peter Walter : «Es improbable que haya una cura definitiva para todos los cánceres»

Peter Walter , de Altos Labs y Universidad de California en San Francisco (EE.UU.), es uno de los cuatro científicos galardonados con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Biología y Biomedicina de 2024 por sus hallazgos en los mecanismos fisiológicos que controlan el funcionamiento de las proteínas , un descubrimiento fundamental para comprender el origen de muchas enfermedades y desarrollar nuevos tratamientos. En concreto, junto a Kazutoshi Mori, de la Universidad de Kioto (Japón), identificaron el mecanismo de respuesta que se desencadena para replegar o eliminar las proteínas cuando no se pliegan adecuadamente. ¿Cuando empezó a investigar pensaba que sus hallazgos podrían tener implicaciones para enfermedades como alzhéimer, ELA o cáncer? No, cuando comenzamos este trabajo. Nuestras preguntas estaban impulsadas por la ‘curiosidad’. Empezamos nuestras investigaciones en el campo de la respuesta de proteínas desplegadas. Con una pregunta en mente, iniciamos un cribado genético en levaduras para identificar la maquinaria involucrada en la vía de señalización intracelular que debe existir para transmitir la información a través de al menos una membrana. El cribado identificó la quinasa transmembrana Ire1 como el primer jugador definido molecularmente en la respuesta de proteínas desplegadas (UPR). Con ello, nació el campo de la respuesta de proteínas desplegadas. Noticias Relacionadas estandar No La terapia celular que ha revolucionando el cáncer llega al lupus R. Ibarra estandar No Cinco años analizando el tumor de una paciente permiten estrechar el cerco al peor cáncer de mama Esther Armora ¿Puede explicarnos cómo servirán sus hallazgos para tratar el cáncer? Las células cancerosas tienen un problema intrínseco y es que son genómicamente inestables. Producen muchas proteínas mal plegadas, proteínas que no pueden ensamblarse correctamente. La respuesta a las proteínas mal plegadas proporciona una protección desproporcionada a estas células, y eso las mantiene vivas, a pesar de que normalmente esta respuesta estaría programada para que se autodestruyeran. Por ello, es posible que inhibir dicha respuesta elimine ese crecimiento inadecuado, lo que permitiría actuar sobre las células cancerosas de forma muy selectiva en el tratamiento de la enfermedad. ¿Podemos hablar de una cura para el cáncer? El cáncer es complejo y los cánceres individuales son muy variables, por lo que creo que es improbable que haya una cura definitiva para todos los cánceres . Sin embargo, una característica común es que las células tumorales se vuelven genómicamente inestables a medida que evolucionan hacia estados cada vez más agresivos. Su evolución no está dirigida y acumulan cambios aleatorios que se manifiestan en un proteoma defectuoso. Estos cambios incluyen mutaciones aleatorias en proteínas que resultan en plegamientos incorrectos y genes expresados en proporciones incorrectas que resultan en complejos de proteínas ensamblados incorrectamente. Estos defectos inducen vías de estrés celular que ayudan a proteger a la célula cancerosa y le permiten sobrevivir. Bloquear dicha protección celular inapropiada promete convertirse en una nueva y aplicable forma de combatir el cáncer. ¿Cuánto tiempo tardará en desarrollarse todo esto? Es difícil predecirlo; tenemos los principios básicos del sistema, entendemos que inhibir dichos componentes será beneficioso y ahora necesitamos desarrollar fármacos y tratamientos apropiados que no sean tóxicos ni dañinos para las personas afectadas. Y esta es la tarea de traducir el descubrimiento básico y establecer nuestros principios en aplicaciones para que puedan ayudar en el ámbito clínico. Tanto usted como Mori descubrieron este proceso simultáneamente, pero de manera independiente, y nunca han coescrito un artículo. ¿Sabían ustedes que estaban investigando en la misma dirección? Los laboratorios de Mori y el mío han estado trabajando en los mismos temas durante muchos años, pero nunca hemos publicado juntos. Nuestra competencia ha sido constructiva para el campo. Tener dos laboratorios abordando las mismas preguntas de manera independiente proporcionó una rápida validación de nuestras respectivas perspectivas. Existe una tendencia a retratar a los científicos que investigan en el mismo campo como rivales, ¿es la ciencia un entorno altamente competitivo? ¿Son ‘amigos’? Por supuesto, Mori es un científico y colega excepcional con el que he disfrutado de muchos eventos.