Mujer y adicta a la nicotina: la culpa es de los estrógenos

Los estrógenos pueden explicar por qué las mujeres pueden volverse dependientes de la nicotina más rápidamente y con menos exposición que los hombres. La investigación realizada por un equipo de Facultad de Medicina de la Universidad de Kentucky en Lexington (EE.UU.) podría conducir a nuevos tratamientos para mujeres que tienen problemas para dejar los productos que contienen nicotina, como los cigarrillos. «Los estudios muestran que las mujeres tienen una mayor propensión a desarrollar adicción a la nicotina que los hombres y tienen menos éxito en dejar de fumar », asegura Sally Pauss. «Nuestro trabajo tiene como objetivo comprender qué hace que las mujeres sean más susceptibles al trastorno por consumo de nicotina para reducir la disparidad de género en el tratamiento de la adicción a la nicotina». Los investigadores descubrieron que la hormona sexual estrógeno induce la expresión de olfactomedinas , proteínas que la nicotina suprime en áreas clave del cerebro involucradas en la recompensa y la adicción. Noticia Relacionada Los riesgos desconocidos estandar No La ironía de fumar para estar delgado: aumenta la grasa abdominal R. Ibarra Los hallazgos sugieren que las interacciones estrógeno-nicotina-olfactomedina podrían abordarse con terapias para ayudar a controlar el consumo de nicotina. Los resultados se presentan en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Bioquímica y Biología Molecular . «Si podemos confirmar que el estrógeno impulsa la búsqueda y el consumo de nicotina a través de las olfactomedinas, podemos diseñar fármacos que puedan bloquear ese efecto dirigiéndose a las vías alteradas. Esperamos que estos medicamentos faciliten que las mujeres dejen la nicotina», añade. Los investigadores ahora están trabajando para replicar sus hallazgos y determinar definitivamente el papel del estrógeno. Este conocimiento podría ser útil para quienes toman estrógeno en forma de anticonceptivos orales o terapia de reemplazo hormonal, lo que podría aumentar el riesgo de desarrollar un trastorno por consumo de nicotina.