Mango aspira a facturar 4.000 millones en 2026 y duplicar su beneficio | Empresas

Mango, la cadena de moda fundada y propiedad de Isak Andic, tiene intención de ganar 1.000 millones de euros de facturación en los próximos tres años y alcanzar los 4.000 millones de negocio en un plazo de tres años. Ese es uno de los hitos que marca su plan estratégico para el periodo 2024-26, en el que prevé abrir 500 nuevas tiendas y duplicar su beneficio neto, que podría aproximarse así a los 350 millones de euros. El consejero delegado del grupo, Toni Ruiz, ha subrayado este lunes que en esa hoja de ruta no consta una hipotética salida a Bolsa. “Llevo nueve años desmintiendo esta operación y ese tema, de momento, no está sobre la mesa”, ha reiterado el ejecutivo, quien también ha descartado la entrada de un nuevo socio en el capital de la compañía.

El crecimiento del grupo en el próximo trienio se basará en el negocio ya existente. No se comprarán empresas ni se lanzarán nuevas líneas de negocio y todo apunta que la moda femenina seguirá siendo la prioridad para el grupo. La apuesta orgánica contempla abrir 500 tiendas en todo el mundo (y alcanzar el millón de metros cuadrados de superficie de venta) y reformar en torno a 150 establecimientos ya existentes. Es lo que Ruiz ha calificado como “consolidar nuestro modelo”, generando mayor rentabilidad y con una inversión prevista de 600 millones de euros. El grueso de esas inversiones se destinará a la mejora de la red de venta, pero también a la infraestructura tecnológica y logística.

La plataforma de crecimiento de la nueva senda estratégica de Mango son los resultados de 2023: 3.103 millones de facturación (un 15% más que en 2021) y 172,1 millones de beneficio neto (más que duplica los 81,1 millones del ejercicio anterior). “Datos históricos en un entorno muy competitivo y retador”, ha dicho Ruiz, quien ha destacado que esos resultados llegan en el 40 aniversario de la compañía. El ejecutivo ha sacado pecho cuando ha dicho: “Podemos decir sin dudas que Mango crece por encima del sector, que mejora la rentabilidad y que tenemos una empresa financieramiente saneada, sin deuda neta”.

El de 2023 fue un ejercicio que ya marcó cuál sería la senda de inversiones del grupo en los próximos años: 187 millones (un 74% más). El ebitda se situó en los 533 millones de euros, un 22% más y el margen bruto se situó en torno al 60%, similar al del gigante del sector Inditex.

Mango cerró 2023 con 2.700 puntos de venta en el mundo, 130 más que un año antes, lo que aventura que el grupo quiere acelerar su crecimiento. ¿Por qué? Pues porque son conscientes que las ventas son su principal punto de encuentro con sus clientes y, sobre todo con la facturación. Allí se venden dos terceras partes de las ventas (2.000 millones), si bien el canal digital ha aumentado su capacidad y supone los 1.037 millones restantes.

Por territorios, España es el principal mercado con un 23% del total, pero sigue perdiendo parte del pastel por el auge de nuevos mercados. El ránking de los cinco países con más ventas lo completan Francia, Alemania, Turquía y Estados Unidos, que se estrena en esa posición después de que Andik cumpliera el año pasado su sueño de tener una tienda en la Quinta Avenida de Nueva York, operación que tenía su razón de ser también en el plan para tener 30 tiendas en el país.

El negocio tradicional de Mango, el de la moda femenina, continúa siendo el puntal para la marca. Aporta 2.500 millones de ingresos, un 15% más que un año antes. La línea Mango Man, para hombres, aportó unos ingresos de 340 millones, un 18% más, mientras que la línea Kids & Teens se situó en los 246 millones, con un crecimiento similar.

Sin operaciones corporativas

En diciembre pasado, la compañía anunció un cambio relevante en su gobierno corporativo, al ampliar su consejo de administración de cuatro a nueve personas. Además de la directora financiera, Margarita Salvans, se incorporaron al órgano de gobierno Jordi Canals, profesor de la escuela de negocios IESE; Jorge Lucaya, socio fundador de AZ Capital; Jordi Constans, consejero y exconsejero de diversas empresas nacionales e internacionales; y Marc Puig, presidente de la perfumera Puig. El cambio se argumentaba por una mejora de la gobernanza, mientras se negaba una potencial salida a Bolsa. Hoy, Toni Ruiz ha vuelto a desmentir esa hipotética salida a Bolsa y su directora financiera, Margarita Salvans, ha asegurado que las inversiones se garantizan por la vía de la generación de caja y los beneficios: “La mejor forma de financiar los resultados es con resultados”.

Entre los cambios anunciados a finales del año pasado se encontraba otro cambio de relevancia. Toni Ruiz, actual consejero delegado, se convertía en el primer accionista externo a la familia Andic, al asegurarse un paquete de acciones equivalente al 5% del capital. Ruiz ha escalado hasta lo más alto del grupo de moda desde su desembarco en 2015 como responsable financiero procedente de Leroy Merlín, tras la breve aventura de Mango con el hijo del fundador, Jonathan Andic, a los mandos. Poco después el gran propietario del grupo, Isak Andic, decidió que rebajarle los galones y hoy Jonathan dirige la colección masculina de la marca.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

Recíbela