Los españoles cobran 18 euros por cada hora de trabajo, seis menos que la media europea y 13 menos que Alemania | Economía

Los españoles cobraron 18,2 euros por hora de trabajo en 2023, según cifras de Eurostat difundidas este miércoles. Como suele pasar en la comparación laboral respecto a Europa, el dato nacional es peor que la media continental. La media de los Ventisiete es de 24 euros, seis más que España. La cifra también es peor que la del resto de grandes países europeos: las retribuciones son mejores en Italia (21,5), Francia (28,7) o Alemania (31,6).

España está lejísimos de los países con mejores datos: Luxemburgo (47,2), Dinamarca (42) y Noruega (41,7). Estos trabajadores cobran más del doble que los españoles. Y lo más posible es que la distancia sea aún mayor, ya que los datos de Eurostat describen a empleados en empresas con 10 trabajadores o más, cuando España es uno de los países con mayor concentración de pymes, precisamente donde se acumulan los peores salarios.

Los sueldos también fueron mejores que en España en 2023 en Bélgica (36,3), Países Bajos (33) o Suecia (26,3). La cifra española sí supera a la notificada por Portugal (13,7), Grecia (12,6) o Polonia (11,9), y ampliamente a los peores datos. Son los de Letonia (10,7), Rumanía (10,4) y Bulgaria (8,1).

Aunque los salarios españoles sigan lejos de los europeos, al menos sí crecieron al mismo ritmo en 2023. La hora de trabajo se retribuyó un 5,2% más en España que en 2022, en línea con el incremento europeo (5,3%). Estos datos son coherentes con los que también aportó la semana pasada Eurostat, que analizaban la evolución trimestral de las retribuciones. En base a esa información, los salarios crecieron un 4,2% en España en el cuarto trimestre de 2023, tomando como referencia el mismo periodo del año anterior. Fue una subida mayor a la que notificó la Unión Europea, de un 3,8%. Es la primera vez desde el inicio del huracán inflacionista que los salarios españoles crecieron a un mayor ritmo interanual que los europeos.

Sin embargo, en una comparación más amplia, queda claro que las nóminas españolas crecen a un ritmo muy inferior al de los países vecinos. Si se toma como referencia 2020, los salarios españoles solo han crecido un 7,1%, frente al 11,6% de la media de los Veintisiete. En el mismo periodo, la retribución de la hora trabajada creció un 9,1% en Francia, un 10,5% en Alemania y un 11,4% en Portugal. Respecto al año de la pandemia, el registro español al menos sí supera al de Italia (2,4%).

Viajando más al pasado, el resultado es aún más negativo. La hora de trabajo se retribuye en España un 27,3% más que en 2008, mientras que el promedio europeo es del 49,1%. En Alemania, un 45%, en Polonia un 88,9%, en Portugal un 38,4%… Los mayores incrementos se concentran en los países del este, de hasta un 285,7% en Bulgaria.

Menos poder adquisitivo

Los expertos siempre insisten en que carece de sentido hablar de la evolución de los salarios sin tomar en cuenta la senda de los precios. Y con esa variable encima de la mesa y en términos anuales, España no ha recuperado una pizca de ese poder adquisitivo perdido. Los precios empezaron a despegar en 2021, con un aumento del 3,1%, un periodo en el que los salarios recogidos en convenio crecieron un 1,5% (según los datos del Ministerio de Trabajo). Ese punto y medio es una minucia en comparación con el que se fue al sumidero en 2022, cuando el IPC medio del año cerró en un 8,4% y los salarios recogidos en convenio se incrementaron un 3%.

En 2023 los precios se moderaron muchísimo (3,6%) y los salarios crecieron algo más (3,5%). Ambas variables prácticamente empataron. Esto quiere decir que, en promedio, los trabajadores dejaron de perder poder adquisitivo el año pasado, pero no recuperaron lo que se dejaron por el camino en los dos años previos.

La moderación de la inflación en los últimos meses (el último dato es de un 3,2%) también ha apagado las subidas salariales, que rondan el 2,8% en el inicio del año (según los datos de Trabajo). Esta cifra no es incompatible con la de Eurostat, ya que los datos del ministerio alcanzan hasta febrero y la de la oficina estadística europea se adscribe al año pasado. De mantenerse esta dinámica, la buena noticia es que los trabajadores seguirán sin perder capacidad de compra, pero se aleja la posibilidad de recuperar el poder adquisitivo perdido.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_