Los dos hábitos que aumentan el riesgo de sufrir dolor de cabeza frecuente

Un nuevo estudio publicado en ‘Neurology’, la revista de la Academia Estadounidense de Neurología, advierte de que hábitos como saltarse el desayuno o exponerse a los cigarrillos electrónicos están relacionados con un mayor riesgo de dolores de cabeza frecuentes (más de una vez por semana), en niños y adolescentes. «No es raro que los niños y adolescentes tengan dolores de cabeza, y si bien se usan medicamentos para detenerlos y, a veces, prevenirlos, los cambios en el estilo de vida también pueden ofrecer una ruta eficaz hacia el alivio al prevenir que se produzcan y mejorar la calidad de vida«, señala la autora del estudio, Serena L. Orr, médico de la Universidad de Calgary en Canadá y miembro de la Academia Estadounidense de Neurología. El estudio incluyó a casi cinco millones de niños y adolescentes, de entre cinco y 17 años, que participaron en una gran encuesta de salud canadiense. Se les preguntó si habían experimentado dolores de cabeza durante los seis meses anteriores y con qué frecuencia. Aproximadamente el 6% de los participantes tuvo dolores de cabeza más de una vez por semana. La encuesta preguntó sobre varios factores del estilo de vida, incluido el tiempo frente a la pantalla, las horas de sueño y las comidas. Se evaluaron los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo. También se preguntó a los participantes de entre 12 y 17 años sobre el uso y la exposición a determinadas sustancias. Para las comidas, los participantes informaron cuántas veces durante la semana anterior habían desayunado y con qué frecuencia se sentaron a cenar con su familia, para un total de 14 comidas posibles. Los que experimentaban dolores de cabeza frecuentes confirmaron un promedio de nueve comidas de ese tipo, en comparación con un promedio de 12 comidas para los niños que tenían uno o menos dolores de cabeza por semana. Después de ajustar factores como la edad, el sexo, los ingresos del hogar y otros factores del estilo de vida, los investigadores encontraron que los participantes que desayunaban y cenaban regularmente con su familia tenían un 8% menos de riesgo de sufrir dolores de cabeza frecuentes que aquellos que no cumplían esa regularidad. También se preguntó a los participantes de entre 12 y 17 años con qué frecuencia consumían sustancias como alcohol, cigarrillos, cigarrillos electrónicos y cannabis. El 8% de los participantes con dolores de cabeza frecuentes utilizaban cigarrillos electrónicos a diario, en comparación con el 3% de los participantes con uno o menos dolores de cabeza por semana. Además, el 79 por ciento de los participantes con dolores de cabeza frecuentes no habían usado cigarrillos electrónicos en el último mes en comparación con el 88 por ciento de los que no tenían dolores de cabeza frecuentes. Después de realizar ajustes por edad, sexo, ingresos familiares y otros factores del estilo de vida, los investigadores encontraron que aquellos que usaban cigarrillos electrónicos a diario tenían el doble de probabilidades de sufrir dolores de cabeza frecuentes en comparación con aquellos que nunca usaban cigarrillos electrónicos. Después de ajustes similares, los investigadores no encontraron vínculos con los dolores de cabeza por dormir, el tiempo frente a la pantalla y el uso de otras sustancias. Los participantes con ansiedad y trastornos del estado de ánimo tenían el doble de riesgo de sufrir dolores de cabeza frecuentes que los que no los padecían. «Evaluamos la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo porque se han relacionado con dolores de cabeza y pueden afectar los hábitos de vida. Es posible que las comidas familiares regulares conduzcan a una mayor conexión y comunicación dentro de la familia, y a mejores resultados de salud mental, lo que a su vez puede influir en la frecuencia de los dolores de cabeza«, afirma Orr. Orr considera que los hallazgos sugieren que preguntar sobre factores del estilo de vida, como el abuso de sustancias, puede ayudar a los profesionales médicos a identificar intervenciones en el estilo de vida que serían útiles para los jóvenes y ayudaría a reducir los dolores de cabeza frecuentes.