Los cigarrillos electrónicos causan cambios celulares asociados al riesgo de cáncer

Cada vez hay más información sobre los efectos de los cigarrillos electrónicos sobre la salud que los equipara a l consumo tradicional de tabaco. Lo acaba de publicar un equipo del University College London (Reino Unido) y la Universidad de Innsbruck (Austria), tras haber examinado en más de 3.500 muestras los efectos epigenéticos del tabaco y de cigarrillos electrónicos a largo plazo. Sus resultados, publicados en la revista ‘ Cancer Research ‘, muestran que los cigarrillos electrónicos también pueden provocar cambios asociados a un aumento del riesgo de cáncer, incluso al poco tiempo de empezar a utilizarlos. En concreto, la investigación muestra que los usuarios de cigarrillos electrónicos con un historial limitado de tabaquismo experimentan cambios de ADN similares en las células específicas de las mejillas que los fumadores Estos datos suponen un importante avance en la comprensión de los efectos a largo plazo de los cigarrillos electrónicos en la salud. Noticia Relacionada fumadores estandar No La invasión de los vapers: «Nadie sabe aún el riesgo que tienen para la salud» Davinia Delgado Estos cigarrillos electrónicos ganan adeptos entre los más jóvenes Y, aunque no demuestra que los cigarrillos electrónicos causen cáncer, este tipo de estudios de seguimiento a largo plazo son importantes para evaluar si los cigarrillos electrónicos tienen efectos nocivos y, de ser así, cuáles son. Los investigadores analizaron los efectos epigenéticos del tabaco y los cigarrillos electrónicos sobre la metilación del ADN en más de 3.500 muestras , para investigar el impacto en las células que están directamente expuestas al tabaco (por ejemplo, en la boca) y las que no lo están directamente. expuestos (por ejemplo, en la sangre o en las células del cuello uterino). Participaron fumadores actuales, exfumadores y no fumadores, así como una submuestra de vapeadores (116) que nunca habían fumado cigarrillos con regularidad. Este análisis exhaustivo confirma los cambios epigenéticos bien conocidos asociados al tabaquismo observados en la sangre, ampliándose a la saliva y a tipos celulares específicos, e identifica nuevas asociaciones con el consumo de cigarrillos que también se observan en muestras separadas de tejido canceroso y de lesiones tempranas. Y, lo que es más importante, algunos de los cambios epigenéticos también se observaron en muestras de saliva de fumadores, aunque en menor medida y no en todos los tipos celulares. Cambios epigenéticos El autor principal, el profesor Martin Widschwendter , de la Universidad de Innsbruck, explica que el «epigenoma nos permite, por un lado, mirar hacia atrás. Nos habla de cómo respondió nuestro cuerpo a una exposición ambiental previa como fumar. Del mismo modo, explorar el epigenoma también puede permitirnos predecir la salud y la enfermedad futuras. Los cambios que se observan en el tejido del cáncer de pulmón también se pueden medir en las células de las mejillas de fumadores que (todavía) no han desarrollado un cáncer. Es importante destacar que nuestra investigación señala el hecho de que los usuarios de cigarrillos electrónicos presentan los mismos cambios y que estos dispositivos podrían no ser tan inofensivos como se pensaba originalmente». En mi opinión no prueba que los cigarrillos electrónicos causen cáncer por varias razones Lion Shahab University College de Londres Para, José María Suelves, del Servicio de Prevención y Control del Tabaquismo y de las Lesiones en la Agencia de Salud Pública de Cataluña y del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo , aunque hacen falta más investigaciones que complementen los resultados de este estudio observacional, «estos nuevos hallazgos muestran posibles efectos carcinogénicos de los cigarrillos electrónicos y complementan una reciente revisión que mostró que su uso continuado se asocia a un incremento de enfermedades cardiovasculares y enfermedad metabólica similar al que causan los cigarrillos convencionales, y a un aumento sustancial en las patologías respiratorias y orales algo inferior al que se observa entre quienes fuman exclusivamente tabaco». En declaraciones a Science Media Centre , añade que « se ha visto también que los daños para la salud asociados al uso dual de cigarrillos electrónicos y convencionales es todavía mayor al que causa el uso de cada uno de esos productos por separado». Estos dispositivos podrían no ser tan inofensivos como se pensaba originalmente Martin Widschwendter Universidad de Innsbruck En su opinión, «la evidencia acumulada en relación con los efectos del uso de cigarrillos electrónicos sobre la salud justifica la conveniencia de reforzar el control de su publicidad, venta y consumo, con el fin de proteger a jóvenes y adolescentes, sus principales usuarios. Los cigarrillos electrónicos no son una herramienta segura para dejar de fumar o reducir los riesgos del uso de tabaco». En una línea similar se manifiesta Andrew Beggs, de la Universidad de Birmingham (Reino Unido): « Aunque no muestra un efecto causal directo, este estudio pone de manifiesto que deben realizarse más investigaciones para comprender los efectos de los cigarrillos electrónicos en la salud humana y si pudieran estar relacionados con un mayor riesgo de cáncer». No es de la misma opinión Lion Shahab , codirector del Grupo de Investigación sobre Tabaco y Alcohol del University College de Londres: «Aunque proporciona información útil sobre los posibles efectos secundarios del consumo de cigarrillos electrónicos, que también deben estudiarse más a fondo, en mi opinión no prueba que los cigarrillos electrónicos causen cáncer por varias razones». Los cigarrillos electrónicos no son una herramienta segura para dejar de fumar o reducir los riesgos del uso de tabaco José María Suelves Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo En primer lugar señala que es difícil evaluar hasta qué punto los cambios observados aquí se traducen en un desarrollo real del cáncer. Además, añade a SMC, los cambios descritos se basan en las diferencias observadas en los fumadores, algunas de las cuales también se reproducen en un grupo más pequeño de vapeadores. Sin embargo, « estas similitudes podrían ser el resultado de factores de confusión ». Por último afirma que dado el pequeño tamaño del grupo de fumadores estudiado, no se pudo establecer una clara relación dosis-respuesta entre los cambios epigenéticos y la exposición al tabaco y que el estudio no se centra en los cambios epigenéticos específicos de los cigarrillos electrónicos, sino en los observados en fumadores en general. «Las implicaciones para la salud y los procesos subyacentes pueden ser diferentes y deben investigarse independientemente». El tabaco es ser un factor modificable que contribuye a resultados adversos para la salud, y se estima que causó más 7,5 millones de muertes en todo el mundo en 2019, y se espera que las cifras aumenten en el futuro