Las mujeres con depresión tienen un riesgo cardiaco más alto que los hombres

Un estudio japonés arroja luz sobre una preocupante disparidad en la salud cardíaca entre hombres y mujeres con depresión. Publicado en ‘ JACC ‘ y revisado por pares, este trabajo examina la conexión entre la depresión y las enfermedades cardiovasculares (ECV), destacando la importancia de adaptar las estrategias de prevención y tratamiento según el sexo. Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en todo el mundo, y la depresión se ha asociado con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, como infartos de miocardio, angina, accidentes cerebrovasculares y mortalidad cardiovascular. Sin embargo, la relación entre depresión y enfermedades cardíacas, especialmente en cuanto a diferencias basadas en el sexo, aún no se comprende completamente. Este estudio, liderado por Hidehiro Kaneko, de la Universidad de Tokio , analizó datos de más de 4 millones de participantes recopilados entre 2005 y 2022. Los resultados revelaron que las mujeres con depresión enfrentan un riesgo significativamente mayor de desarrollar enfermedades cardiovasculares en comparación con los hombres en una situación similar . El índice de riesgo de ECV fue 1,64 veces mayor en mujeres con depresión en comparación con aquellas sin depresión, mientras que en hombres fue de 1,39. Noticia Relacionada Tribuna abierta opinion Si ¿Somos todos iguales frente a la enfermedad cardiovascular? Fernando Fabiani Debemos seguir insistiendo en la importancia de realizar campañas educativas a través de medios de comunicación y hacer programas de prevención en escuelas y comunidades Este hallazgo plantea preguntas importantes sobre por qué la depresión parece tener un impacto más pronunciado en la salud cardíaca de las mujeres. El estudio destaca la necesidad de un enfoque integral para la prevención y el tratamiento de la depresión y las enfermedades cardiovasculares Los investigadores sugieren varias posibles explicaciones, incluida la idea de que las mujeres pueden experimentar síntomas de depresión más graves y persistentes, y que podrían estar más expuestas a factores de riesgo tradicionales como la hipertensión, la diabetes y la obesidad cuando están deprimidas. Además, los cambios hormonales asociados con la vida reproductiva femenina, como el embarazo y la menopausia, podrían desempeñar un papel en esta disparidad. El estudio también destaca la necesidad de un enfoque integral y centrado en el paciente para la prevención y el tratamiento de la depresión y las enfermedades cardiovasculares. Los profesionales de la salud deben ser conscientes del importante papel que desempeña la depresión en el desarrollo de enfermedades cardíacas y trabajar para evaluar y abordar el riesgo cardiovascular en pacientes deprimidos. Aunque el estudio presenta limitaciones, como la incapacidad para establecer una relación causal directa entre la depresión y las enfermedades cardiovasculares, y la falta de consideración de posibles factores de confusión como el nivel socioeconómico, sus hallazgos resaltan la necesidad de una mayor investigación y conciencia sobre este tema crítico en la salud pública.