La vacunación mundial ha salvado 154 millones de vidas en los últimos 50 años

Un nuevo estudio dirigido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y publicado por la revista ‘The Lancet’ ha revelado que los esfuerzos mundiales de inmunización han salvado unos 154 millones de vidas, que suponen seis vidas cada minuto de cada año, en los últimos 50 años, siendo la inmensa mayoría de las vidas salvadas (101 millones) las de lactantes.

De las vacunas incluidas en el estudio, la del sarampión es la que más ha contribuido a reducir la mortalidad infantil, con un 60% de las vidas salvadas gracias a la inmunización, es decir, 94 millones de personas. Es probable que esta vacuna siga siendo la que más contribuya a evitar muertes en el futuro.

Según ha explicado el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom, «hace 50 años menos del cinco por ciento de lactantes en todo el mundo estaban vacunados». «Un niño nacido hoy tiene un 40 por ciento más de probabilidades de llegar a cumplir cinco años que un niño de hace 50 años. Y cada vez se salvan más vidas a medida que se vacuna contra más enfermedades», ha señalado durante la rueda de prensa de este miércoles.

Así, el estudio muestra que la inmunización es la intervención sanitaria que más contribuye a garantizar que los bebés no solo lleguen a su primer cumpleaños, sino que sigan llevando una vida sana hasta la edad adulta.

En los últimos 50 años, la vacunación contra 14 enfermedades (difteria, Haemophilus influenzae tipo B, hepatitis B, encefalitis japonesa, sarampión, meningitis A, tos ferina, enfermedad neumocócica invasiva, poliomielitis, rotavirus, rubéola, tétanos, tuberculosis y fiebre amarilla) ha contribuido directamente a reducir la mortalidad infantil en un 40 por ciento a nivel mundial, y en más del 50 por ciento en la Región de África.

«Gracias a las vacunas, la viruela ha sido erradicada, la poliomielitis está al borde del abismo y muchas enfermedades de una sola esfera pueden prevenirse fácilmente, como el sarampión, el cáncer de cuello de útero, la fiebre amarilla, la neumonía y la diarrea. En la actualidad, el 84 por ciento de los niños del mundo han recibido tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina, que se utiliza como marcador de la cobertura vacunal mundial», ha explicado el doctor Tedros Adhanom.

En este sentido, el director general de la OMS ha incidido en que «las vacunas son uno de los inventos más poderosos de la historia, que han hecho prevenibles enfermedades antes temidas».

Una media de 66 años de plena salud

El estudio concluye que, por cada vida salvada gracias a la inmunización, se gana una media de 66 años de plena salud, con un total de 10.200 millones de años de plena salud ganados a lo largo de las cinco décadas. Gracias a la vacunación contra la poliomielitis, hoy pueden caminar más de 20 millones de personas que de otro modo habrían quedado paralíticas, y el mundo está a punto de erradicar la poliomielitis de una vez por todas.

Estos avances en la supervivencia infantil ponen de relieve la importancia de proteger el avance de la inmunización en todos los países del mundo y de acelerar los esfuerzos para llegar a los 80 millones de niños que no recibieron una o más vacunas durante los años de la pandemia.

«Las vacunas son una de las inversiones en salud y desarrollo más rentables de la historia. En el mundo, así como en varios países de ingresos medios, la inmunización se lleva a cabo con el apoyo de la organización Gavi, en la que me siento orgulloso de ocupar la presidencia», ha indicado por su parte el board chair de la Alianza de Vacunas Gavi, José Manuel Barroso, durante su intervención.

Tasas de cobertura en las regiones

Así, ha destacado que las tasas de cobertura en las regiones en las que se centra la Alianza, como África y Asia meridional, «han mejorado drásticamente y la mortalidad infantil ha descendido». «Los países de renta más baja pueden acceder a vacunas asequibles adaptadas a sus entornos y proteger a sus poblaciones contra 20 enfermedades infecciosas», ha añadido.

Asimismo, el director asociado de Salud y jefe Mundial de Inmunización de UNICEF, Ephrem Tekle Lemango, ha remarcado que «el futuro de la inmunización será un tiempo en el que las vacunas serán para todos y no solo para los niños, en el que habrá nuevas vacunas disponibles para reforzar la lucha contra algunas enfermedades de larga duración y, por supuesto, la ubicación de la fabricación de vacunas será más diversificada». «Y, sobre todo, será un futuro en el que la infraestructura de atención primaria de salud que suministra estas vacunas sea lo suficientemente fuerte como para llegar a todas las personas que las necesitan», ha apuntado.

Los programas mundiales de inmunización han demostrado lo que es ‘humanamente posible’ cuando muchas partes interesadas, incluidos jefes de Estado, organismos sanitarios regionales y mundiales, científicos, organizaciones benéficas, organismos de ayuda, empresas y comunidades trabajan juntos con un mismo objetivo. En este contexto y, con motivo de la Semana Mundial de la Inmunización (del 24 al 30 de abril), la OMS, UNICEF, Gavi y la Fundación Bill y Melinda Gates han presentado el proyecto ‘Humanamente posible’, una campaña conjunta de comunicación que hace un llamamiento a los líderes mundiales para que promuevan, apoyen y financien las vacunas y los programas de inmunización que suministran estos productos que salvan vidas, reafirmando su compromiso con la salud pública y celebrando al mismo tiempo uno de los mayores logros de la humanidad.

«Lanzamos esta campaña para recordar al mundo que las vacunas son uno de los mayores logros de la humanidad y también una de las mejores inversiones que podemos hacer en nuestra salud colectiva, en la seguridad sanitaria mundial y también en el desarrollo mundial. Hacemos un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para que inviertan en la inmunización, y a los pueblos partidarios de todo el mundo para que se unan a nosotros en ese llamamiento», ha declarado Barroso. Los próximos 50 años del programa de inmunización requerirán no sólo llegar a los niños que no reciben vacunas, sino proteger a los abuelos de la gripe, a las madres del tétanos, a los adolescentes del VPH y a todo el mundo de la tuberculosis, así como de muchas otras enfermedades infecciosas.

«Estamos a punto de erradicar la poliomielitis, eliminar el cáncer de cuello de útero y preparar los sistemas sanitarios para el futuro contra enfermedades sensibles al clima, como la fiebre tifoidea y el cólera. Pero para asegurar el siguiente capítulo para las generaciones futuras, debemos seguir invirtiendo en inmunización y comprometernos de nuevo a reforzar los programas de vacunación en todo el mundo», ha señalado por su parte la directora de inmunización de la Fundación Bill y Melinda Gates, Violaine Mitchell.