Hacienda inyecta 500 millones a la SEPI para su entrada en Telefónica | Empresas

La entrada del Estado en Telefónica se materializó oficialmente a finales del pasado mes de marzo, cuando la SEPI se hizo con un 3% del accionariado de la teleoperadora gracias a los recursos del Presupuesto de 2023, prorrogado durante 2024. Sin embargo, todo comenzó a orquestarse varias semanas antes, cuando el Ministerio de Hacienda aportó la inusual cantidad de 500 millones de euros a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales a través de una aportación patrimonial, según se refleja en un informe de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE).

En el capítulo 8 del documento, referente a los activos financieros, el departamento que dirige María Jesús Montero explica que parte del incremento de los pagos acumulados en este epígrafe se debe a “la aportación patrimonial a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) por 500.000 miles de euros”. Aunque el ministerio no especifica que el movimiento está dirigido para financiar la operación de entrada en el accionariado de Telefónica, la cifra está cerca de los 700 millones de euros en los que se valoró el 3% de la operadora.

Un traspaso de estas dimensiones es, de hecho, muy poco habitual, según muestran los propios datos de la IGAE. En el mismo periodo del año previo, es decir, febrero de 2023, se destinaron cero euros a esta partida. Lo mismo sucedió en enero de 2024. Es decir, todo apunta a que en marzo volverá a reflejarse un traspaso de no menos de 200 millones —para cubrir la diferencia hasta los 700 millones en los que se valoraba el 3% de las acciones en el momento del anuncio—.

Los planes del Gobierno son que la SEPI tome el 10% del accionariado de Telefónica cuanto antes, una operación decidida a mediados del pasado diciembre. Sin embargo, todo se complicó tras la renuncia a elaborar unas cuentas públicas para el año 2024 y la consiguiente imposibilidad de presupuestar la transferencia necesaria. Para solucionarlo, el Ministerio de Hacienda decidió tirar de los fondos del Presupuesto de 2023, prorrogado durante este ejercicio.

Con ellos, tal y como confirmó Hacienda la semana pasada, se sufragó esta primera adquisición del 3%. Además, avanzaron fuentes del ministerio, se empleará la misma fórmula para completar la operación y alcanzar el objetivo del 10% en el corto plazo. Es decir, todo indica que en los próximos presupuestos de gastos del Estado, que se publican mes a mes, vuelva a engordarse esta partida para sufragar la adquisición completa, que se estima en unos 2.100 millones de euros.

Agitación en el capital

Los movimientos han provocado una fuerte sacudida en la compañía. En diciembre pasado, el Consejo de Ministros ordenó a la SEPI que llevase a cabo la adquisición de hasta la citada participación del 10% del capital de Telefónica. De llegar a esa cota, el Estado pasaría a ser el principal accionista de la compañía, por delante de STC, controlada por el fondo soberano de Arabia Saudí, que busca llegar al 9,9%. En este caso, la operadora árabe adquirió un 4,9% de Telefónica directamente en acciones y un 5% a través de derivados. Para superar el 5%, STC debe recibir la aprobación del propio Gobierno español, por el carácter estratégico de Telefónica en la seguridad y defensa nacional.

La doble entrada de STC y SEPI rompe el status quo de la compañía de las últimas décadas, periodo en el que CaixaBank y BBVA se han mantenido como principales accionistas, con presencia en el consejo de administración.

Una de las cuestiones abiertas se centra en la posible entrada de representantes de la SEPI en el consejo de administración de Telefónica. La teleco ha convocado junta de accionistas para el próximo 12 de abril, y en el orden del día, figura únicamente, las reelecciones de Isidro Fainé, en este caso como consejero dominical, así como de Javier Echenique, Peter Löscher, Verónica Pascual Boé y Claudia Sender Ramírez, como consejeros independientes. Además, ratificará los nombramientos de Solange Sobral Targa y Alejandro Reynal como consejeros independientes.

Ahora bien, tal y como figura en el Reglamento de la Junta, los accionistas que representen al menos un 3% del capital pueden solicitar un complemento a la convocatoria, incluyendo uno o más puntos al orden del día. Esta solicitud deberá hacerse dentro de los cinco días siguientes a la publicación de la convocatoria, plazo ya concluido, con lo que esta junta no podrá nombrar consejeros distintos a los que ya figuran en la propuesta de acuerdos del orden del día.

Telefónica, que en pocos días celebrará su centenario, una fecha muy señalada por su presidente, José María Álvarez-Pallete, afirmó la pasada semana que el interés de la SEPI demuestra que es una compañía líder, estratégica y atractiva no sólo en el ámbito de las telecomunicaciones sino también en el desarrollo del conjunto de la nueva era digital, tanto en España como en el plano internacional. “Desde Telefónica seguiremos enfocados en la ejecución del Plan Estratégico 2023-2026 para seguir creando valor para los accionistas y procurar el mejor servicio a los clientes”, dijo la teleco.

En el mercado se cree que la SEPI va a acelerar con nuevas compras de acciones de Telefónica en el mercado, para evitar un encarecimiento del precio, y sus bancos podrían llevar a cabo operaciones de bloque, como las realizadas en las últimas semanas. En las últimas semanas, las matildes han acelerado su subida en Bolsa, llegando a superar la cota de los cuatro euros (la pasada semana cerraron en 4,09 euros, y este lunes la Bolsa permanece cerrada). Desde principios de año, los títulos de Telefónica, que está envuelta en la opa de exclusión de su filial alemana, se han revalorizado cerca de un 13%.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Economía y empresas

El análisis de la actualidad económica y las noticias financieras más relevantes

Recíbela