Giorgia Meloni declarará en los tribunales por un falso vídeo porno difundido en 2020 con su cara | Internacional

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni ha sido llamada a declarar el próximo julio en un juicio en el que reclama una indemnización de 100.000 euros contra dos italianos acusados de manipular su cara en internet, según ha informado esta semana el tribunal del municipio de Sassari, en Cerdeña. Meloni fue víctima de un montaje, a través de un falso vídeo pornográfico en el que colocaron su cara en el cuerpo de una actriz porno que aparecía desnuda mientras mantenía relaciones sexuales con varios hombres. La grabación retocada, que permaneció en la red durante algunos meses, fue vista por millones de internautas en 2020, cuando la líder de Hermanos de Italia aún estaba en la oposición en el país transalpino.

Cuando los colaboradores de Meloni descubrieron el vídeo, la política lo denunció a la policía, que abrió una investigación y el próximo julio deberá declarar, como parte ofendida, en el tribunal de Cerdeña que lleva el caso. Los acusados de difamar a la ahora primera ministra manipulando y publicando las imágenes en una página pornográfica de Estados Unidos son dos hombres sardos: uno de 40 años y su padre, de 73. Los investigadores rastrearon los nombres de usuario que se utilizaron en el sitio web y la línea telefónica desde la que se subieron las imágenes para descifrar su identidad. Atendiendo a las conclusiones de la fiscalía, que registró el domicilio de los acusados, el hijo se valió de programas informáticos para modificar las imágenes y colocar la cara de Giorgia Meloni en una grabación ya existente, mientras que el padre está implicado porque se empleó su línea telefónica para distribuir las imágenes.

La primera ministra ultraderechista había solicitado no testificar en el juicio, pero la defensa reclamó su comparecencia y la jueza que lleva la instrucción ha aceptado la petición, según señalan varios medios italianos. El abogado defensor también ha pedido que se cancele la acusación contra el padre a cambio de realizar trabajos en beneficios de la comunidad, y el tribunal deberá decidir próximamente.

La abogada de la primera ministra, Maria Giulia Marongiu, solicita a los acusados una indemnización de 100.000 euros por los daños de imagen y ha anunciado que en el caso de que sean condenados a pagarla, Meloni la donará íntegra al Fondo de solidaridad con las mujeres víctimas de violencia, que depende del ministerio de Interior. Con este gesto, según la letrada, Meloni pretende lanzar “un mensaje a todas las mujeres víctimas de este tipo de abusos para que no tengan miedo a denunciar”. La abogada también ha explicado que se trata de “una cifra simbólica”, que “quiere contribuir a la protección de las víctimas, mujeres que, a menudo sin saberlo, son objetivo de este tipo de delitos”.

Hace unos días, el perfil personal de la primera ministra en Instagram fue atacado por unos internautas que publicaron un mensaje falso en la cuenta de Meloni con la foto de Elon Musk anunciando criptomonedas. La líder de Hermanos de Italia ha sido criticada por poner en riesgo la seguridad nacional al no utilizar sistemas de protección como la verificación en dos pasos, en sus perfiles personales de las redes sociales. Al parecer, el ataque informático ni siquiera había sido muy complejo o avanzado, aunque consiguió su objetivo de difundir la publicación falsa durante algunos segundos. El Gobierno se ha excusado alegando que la cuenta que sufrió la intrusión era el perfil “histórico” de Meloni y no el oficial y que el ataque se neutralizó en poco tiempo, por lo que no ha tenido consecuencias. No obstante, la policía está investigando lo ocurrido.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_