Gill Livingston: «Cuando una persona no puede oír, u oye mal, su cerebro se encoge»

Gill Livingston es una psiquiatra experta del Departamento de Salud Mental del University College London , grupo que ha puesto marcha programas de modificación de los principales factores de riesgo que favorecen las demencias. Sus iniciativas han influido en políticas sanitarias de EE.UU., ‘ US National plan ‘, Reino Unido, ‘ UK midlife check ‘ o las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La profesora Livingston ha participado en el Ciclo de Conferencias y Debates en Ciencias de la Fundación Ramón Areces y Springer-Nature . ¿Se pueden prevenir las demencias? Algunos factores son modificables; son aquellos que hacen que las personas sean más propensas. Y si reducimos y abordamos estos factores de riesgo, podemos prevenir o retrasar la aparición de demencias. ¿Cuáles? Le sorprenderá saber que estamos viendo que la pérdida en la capacidad de audición es el más importante. También lo son la educación y el tabaquismo. Los tres son modificables. Noticia Relacionada Oxitocina estandar No La hormona del amor tiene la llave para tener una mejor memoria R. Ibarra Identifican neuronas de oxitocina específicas en el cerebro del ratón que modulan la memoria de reconocimiento de objetos ¿Puede explicarnos la relación entre la pérdida de audición y el alzhéimer? La audición es una de las principales formas por las que estimulamos nuestro cerebro. El cerebro es como un músculo que, si lo estimulas, se fortalece. Por ejemplo, ahora estamos hablando y usted está pensando en lo que yo estoy diciendo y, yo misma, estoy pensando en lo que usted está observando. Así, sin hacer demasiado esfuerzo estamos estimulando nuestras mentes. Pero cuando una persona no puede oír, u oye mal, su cerebro se encoge . El lóbulo temporal, donde reside la memoria, se reduce. Y así tienen un cerebro menos resiliente. lo que aumenta sus probabilidades de desarrollar demencia. Sabemos que es clave mantener un cerebro resiliente y una reserva cerebral; y eso se logra mediante la audición, que te permite interactuar con las personas y pensar y formar parte de la sociedad. Cada vez hay más evidencias que muestran que el uso de audífonos mitiga este riesgo. Además, se ha constatado que una persona con problemas de audición tiende a deprimirse y a aislarse. En mi grupo hemos observado a personas hasta 15 años antes del desarrollo de la demencia y hemos visto que aquellas con una audición deteriorada presentaban un riesgo mucho mayor de demencia. Pero si utilizan audífonos, disminuye. ¿Y los otros dos? La educación también aumenta la reserva cognitiva y ser activo cognitivamente te hace menos propenso a desarrollar demencia. Aquellas personas que no han tenido educación, pero que durante su vida desempeñan trabajos cognitivamente estimulantes pueden compensar dicho riesgo, pero no tanto como aquellas con un nivel educativo alto y con trabajos cognitivamente estimulantes, cuyo riesgo es mucho más reducido. Lo que las personas quieren es no tener síntomas. No les importa tanto lo que sucede en sus cerebros En la demencia, en el alzhéimer, se forman placas y ovillos en el cerebro. Pero sabemos que si tienes una mayor reserva cognitiva se pueden retrasar los síntomas. Una buena audición y educación y realizar ejercicio físico conservan la reserva cognitiva y, por lo tanto, incluso aunque se estén formando esas placas en el cerebro, es posible no tener síntomas. Y lo que las personas quieren es no tener síntomas. No les importa tanto lo que sucede en sus cerebros. Un reciente estudio publicado en la revista ‘ BMJ Global Health’ advertía que millones de jóvenes corren el riesgo potencial de padecer pérdida de audición debido al uso de auriculares a la exposición a niveles de ruido por encima de la recomendable. ¿Significa eso que habrá un aumento de demencias en el futuro? Es posible, aunque depende del volumen con el que se escucha la música. Muchas personas, sobre todo jóvenes, utilizan diariamente auriculares, lo que podría incrementar el riesgo de pérdida de audición y, así, aumentar el de demencia. Cada vez hay más datos sobre el impacto de los audífonos sobre nuestra salud. ¿Qué opina? Durante años ha habido un estigma sobre su uso. Muchas personas han dudado en usar audífonos pero no en usar gafas. Es posible que las cosas estén cambiando, a fin de cuentas ,es cambiar los auriculares por los audífonos. Mientras los primeros te aíslan de la vida social, los segundos favorecen las interacciones con otras personas . Y, como he dicho, la audición está relacionada con el desarrollo de demencias. ¿Son los elevados niveles de ruido una razón por la que hay más casos de demencia en las ciudades? Realmente sí. Si vives en un entorno muy ruidoso que daña tu audición, es un riesgo de demencia y aislamiento. Así que deberíamos pensar en nuestro entorno. Cada vez hay más estudios que relacionan la demencia con el corazón. No es mi área de investigación, pero sabemos que fumar, la presión arterial alta y el colesterol elevado incrementan el riesgo de enfermedad cardíaca, por lo que es probable que si reduces estos y otros factores que reducen el riesgo de enfermedad cardíaca, también disminuyes el riesgo de demencia. No son la respuesta definitiva, pero son el principio de una respuesta, el principio de ver algo que marque la diferencia En un breve periodo de tiempo han aparecido tres nuevos medicamentos que podrían abrir un nuevo escenario en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer; sin embargo, han generado muchas controversias. ¿Cuál es su opinión? Creo que es un gran avance ya que son los primeros medicamentos que han funcionado en términos de modificar la enfermedad . Es cierto que algunos tienen muchos efectos secundarios y que se ha visto que los cerebros de las personas se encogen con ellos. Tampoco sabemos cuál es el efecto a largo plazo. Desde luego que no son la respuesta definitiva, pero son el principio de una respuesta, el principio de ver algo que marque la diferencia. Noticia Relacionada estandar No ¿Se puede entrenar la capacidad de erección como en el gimnasio? Rafael Ibarra Investigadores suecos sugieren una posible conexión entre la frecuencia de erecciones y la prevención de la disfunción eréctil ¿Qué piensa del rechazo que han provocado estos fármacos en una parte de la comunidad médica? Los pacientes deben de tener la oportunidad de decidir. Si se administra y el paciente dice « me encuentro mejor y, aunque puede ser que me mate hacerme empeorar, también puede frenar la progresión ». Es un riesgo que muchas personas y familiares estás dispuestos a correr. Si me mata, me mata. Pero lo que no quiero es esta reducción progresiva de mis capacidade Pero siempre hay que informar detalladamente al paciente de los efectos positivos y negativos; y en este caso el riesgo es mucho mayor que el de la mayoría de los otros medicamentos. Pero sí puedo entender por qué alguien podría tomarlo. Uno de mis colegas que es profesor tiene alzhéimer y hablé de esto con él y su esposa. Su respuesta fue: «Tenemos una buena calidad de vida en este momento y si optamos por el tratamiento, podría matarnos; así que ¿por qué tomarlo?». Sin embargo, otras personas tienen puntos de vista diferentes: «Bueno, si me mata, me mata. Pero lo que no quiero es esta reducción progresiva de mis capacidades». Usted también trabaja con las personas cuidadoras y ha desarrollado un programa específica para ellas. ¿Puede dar algún consejo para sobrellevar este escenario? Una de las cosas que es importante tener en cuenta es que la mayoría de los cuidadores intentan resolver el problema; pero la demencia no tiene solución . Así que se deprimen y se ponen ansiosos porque están cuidando a alguien a quien aman y los ven deteriorarse. Y a menudo, la persona enferma ni siquiera está agradecida porque no se da cuenta. Por eso es importante cuidar el estado mental de los cuidadores, de lo contrario no podrán seguir adelante. Estamos trabajando en estrategias que podrían ayudarlos y que no acaben por culpabilizar a la persona con demencia. Tenemos en marcha un programa START ( STrAtegies for RelaTives ) para cuidadores familiares, que ha demostrado efectos beneficiosos duraderos sobre los síntomas de depresión y ansiedad, ha aumentado la calidad de vida y ha probado que podría suponer un ahorro económico en la gestión de estas enfermedades. Así que creo que estas estrategias de afrontamiento realmente marcan la diferencia porque las personas se esfuerzan mucho.