El Athletic descuelga al Girona con su presión adelantada | Fútbol | Deportes

Fue un espectáculo admirable, conmovedor, el que protagonizaron el Athletic y el Girona en San Mamés, en el que ganó el equipo de casa, que le endosa su segunda derrota consecutiva al conjunto de Michel, del que de ninguna manera se puede decir que está en crisis. Con dos goles de desventaja en el marcador, puso cerco a la portería de Unai Simón en el último cuarto de hora y los nueve minutos de descuento, pero no pudo equilibrar el marcador.

3

Unai Simón, Lekue (De Marcos, min. 30), Yeray (Aitor Paredes, min. 85), Daniel Vivian, Yuri, Unai Gómez, Berenguer, Williams, Benat Prados (Vesga, min. 86), Ruiz de Galarreta y Guruzeta (Nico Williams, min. 74)

2

Girona

Gazzaniga, Eric Garcia, Arnau Martinez (Valery Fernández, min. 74), Juanpe, Miguel Gutierrez , Aleix García , Yangel Herrera (Jhon Solís, min. 89), Tsygankov (Stuani, min. 89), Sávio, Iván Martín (Portu, min. 74) y Dovbyk

Goles 1-0 min. 1: Berenguer. 1-1 min. 48: Tsygankov. 2-1 min. 56: Berenguer. 3-1 min. 59: Williams. 3-2 min. 74: Eric Garcia.

Árbitro José María Sánchez Martínez

Tarjetas amarillas Juan Carlos (min. 20) y Eric Garcia (min. 25)

Llegó el Girona a la Catedral con el ánimo de retomar esa carrera loca que comenzó en agosto, y la intención de ponérselo lo más complicado posible al Real Madrid, el equipo que le hizo frenar en la penúltima curva, y que tras su relativo tropezón en Vallecas podía parecer más cerca. Pero no tenía enfrente a cualquiera, sino a un Athletic que se ha hecho fuerte en su campo, y que solo había perdido uno de sus últimos veinte partidos, que además también aspira a sumarse a la fiesta de la Champions.

Así que con dos equipos enchufados solo se podía esperan un gran partido, y eso es lo que se vio en San Mamés. Un choque de los que da gusto ver, un homenaje al fútbol con dos conjuntos de características diferentes, pero que se complementaron en un toma y daca a veces grandioso. Honor al Athletic y al Girona.

Pero resulta que le cogió el equipo vasco la medida al catalán desde que comenzó el partido y hasta el descanso, así que antes de que se cumpliera el minuto 2, ya iba por delante en el marcador, después de un defectuoso pase horizontal de Aleix García, agobiado por la presión feroz de los bilbaínos. La pelota le llegó a Berenguer, que después de buscarse el espacio, disparó junto al palo, donde Gazzaniga no llegaba. Todavía no se había acercado el equipo visitante a campo rojiblanco y ya estaba con desventaja en el marcador.

Y no mejoraron las cosas para el Girona en los siguientes minutos, porque era incapaz de superar la presión adelantada de los hombres de Valverde, incansables en su tarea, con la fe del carbonero que les inculca su entrenador, que cree como nadie en la cultura del esfuerzo. Así que para el cuarto de hora, y sin que respondiera el Girona, salvo con un disparo de Tsygankov, el Athletic contó con un par de intentos en los que a Iñaki Williams le falló la puntería.

Los rojiblancos siguieron ejerciendo una presión brutal y el Girona no anduvo cómodo en el primer parcial, pero nada más empezar el segundo, en una acción de mucha clase, Aleix García remontó la línea de fondo para centrar atrás donde esperaba Tsygankov para empujar desee muy cerca y poner el empate y las cosas como al comienzo.

Pero nadie puede con la fe del Athletic. Después de unos minutos en los que empujó el Girona, revitalizado por el empate, los de casa volvieron al abordaje, y a robar balones como si no hubiera un mañana, hasta que Guruzeta le rebañó uno a Miguel muy cerca del área, se la dio en horizontal a Berenguer, que otra vez, como en el primer gol, la puso lejos de Gazzaniga. El tercero del Athletic llegó poco más tarde, en un lanzamiento desde la defensa de Vivian, que cazó Iñaki Williams, la dejó botar y disparó para que golpeara en el poste y se colara en la portería.

Pero en San Mamés no se rendía nadie, y pese a la desventaja, el Girona no dejó de intentarlo. Lo hizo, sobre todo, a balón parado, y con un cuarto de hora por delante, consiguió estrechar el marcador cuando Eric García remató desde cerca una falta sacada por Aleix. Tocó a rebato entonces el Girona, pero se defendió el Athletic, que consigue descabalgar a su rival, por ahora, de la pelea por el título.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.