Descubren una nueva clase de antibióticos eficaces contra bacterias resistentes

Científicos de la Universidad de Uppsala han descubierto una nueva clase de antibióticos con actividad potente frente a bacterias resistentes a múltiples fármacos y han demostrado que cura las infecciones del torrente sanguíneo en ratones, según detallan en un artículo publicado en la revista científica PNAS. Gracias a los antibióticos, durante el último siglo, ha mejorado drásticamente la vida de personas en todo el mundo. Dependemos en gran medida de ellos para tratar o prevenir infecciones bacterianas, para reducir el riesgo de infecciones durante la terapia contra el cáncer, durante cirugías invasivas y trasplantes, y en madres y bebés prematuros. Sin embargo, el aumento mundial de la resistencia a los antibióticos amenaza cada vez más su eficacia. Para garantizar el acceso a antibióticos eficaces en el futuro, es esencial el desarrollo de nuevas terapias a las que no exista resistencia. Investigadores de la Universidad de Uppsala han publicado recientemente su trabajo en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU., que describe una nueva clase de antibióticos desarrollados como parte de consorcios multinacionales. Esta nueva clase de compuestos se dirigen a una proteína, LpxH, que las bacterias Gram-negativas utilizan en una vía para sintetizar su capa más externa de protección del medio ambiente, llamada lipopolisacárido. No todas las bacterias producen esta capa, pero aquellas que sí lo hacen incluyen los organismos que han sido identificados por la Organización Mundial de la Salud como los más críticos para desarrollar nuevos tratamientos, incluidos Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae , que ya han desarrollado resistencia a los antibióticos disponibles. Los investigadores pudieron demostrar que esta nueva clase de antibióticos es altamente activa contra bacterias resistentes a múltiples medicamentos y pudieron tratar infecciones del torrente sanguíneo en un modelo de ratón, lo que demuestra un uso prometedor. Es importante destacar que, dado que esta clase de compuestos es completamente nueva y la proteína LpxH aún no se ha explotado como objetivo de los antibióticos, no existe resistencia preexistente a esta clase de compuestos . Si bien los resultados actuales son muy prometedores, será necesario un exhaustivo trabajo adicional antes de que los compuestos de esta clase estén listos para los ensayos clínicos. El trabajo para descubrir y desarrollar esta nueva clase de antibióticos contó con el apoyo del proyecto de la UE ENABLE, que fue financiado a través del programa New Drugs 4 Bad Bugs (ND4BB) de la Innovative Medicines Initiative. El proyecto ENABLE, dirigido por investigadores de la Universidad de Uppsala y la empresa farmacéutica GlaxoSmithKline, reunió a partes interesadas de toda Europa que representaban al mundo académico y a empresas farmacéuticas grandes y pequeñas para aunar recursos y experiencia con el fin de avanzar en el desarrollo de antibióticos en sus primeras etapas. Esta clase de antibióticos ahora continúa desarrollándose en el proyecto de seguimiento, ENABLE-2, una plataforma de descubrimiento de fármacos antibióticos financiada por el Consejo Sueco de Investigación, el Programa Nacional de Investigación sobre Resistencia a los Antibióticos y la agencia sueca de innovación Vinnova para continuar el impulso generado por el proyecto ENABLE.