Comer demasiadas proteínas es malo para las arterias y favorece la aterosclerosis

Dos estudios publicados en dos revistas del grupo ‘ Nature ‘ advierten de los efectos perjudiciales del exceso de consumo de proteínas y de la ingesta de un tipo de vitamina B-3 , un compuesto muy común en la dieta occidental, en el riesgo de enfermedades cardíacas. El exceso de proteínas en la dieta podría aumentar el riesgo de aterosclerosis. Un estudio publicado en ‘ Nature Metabolism ‘, que ha combinado pequeños ensayos en humanos con experimentos en ratones y células en el laboratorio, demuestra que consumir más del 22% de las calorías de la dieta provenientes de proteínas puede generar a una mayor activación de las células inmunes que desempeñan un papel en la formación de la placa aterosclerótica, lo que impulsa la enfermedad. Además, los científicos demostraron que un aminoácido, la leucina , parece tener un papel desproporcionado en el impulso de las vías patológicas relacionadas con la aterosclerosis, o arterias rígidas y endurecidas. Noticia Relacionada estandar No En busca de la juventud. Lo que funciona y lo que no para frenar el envejecimiento Patricia Matey La búsqueda de la eterna juventud ha adquirido mil rostros en las dos últimas décadas. Pero no todo es ciencia. Los expertos recomiendan acudir a centros con formación que cuenten con equipos multidisciplinares «Nuestro estudio muestra que aumentar la ingesta de proteínas para obtener una mejor salud metabólica no es una panacea. Podría estar causando un daño real a sus arterias», asegura el autor principal y coautor Babak Razani, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (EE.UU.). El consumo de proteínas, principalmente de fuentes animales, es frecuente en la dieta occidental. Los expertos creen que esa tendencia esté impulsada por la idea popular de que la proteína dietética es esencial para una vida saludable . Pero su grupo y otros han demostrado que la dependencia excesiva de las proteínas puede no ser tan buena para la salud a largo plazo. Este mismo grupo demostró en 2020 por primera vez que el exceso de proteína en la dieta aumenta el riesgo de aterosclerosis en ratones. Ahora, basándose en experimentos iniciales en humanos sanos para determinar el cronograma de activación de las células inmunitarias después de la ingestión de comidas enriquecidas con proteínas, los investigadores simularon condiciones similares en ratones y en macrófagos humanos, células inmunitarias que han demostrado ser particularmente sensibles a los aminoácidos derivados de proteína. Desechos celulares Su trabajo demostró que consumir más del 22% de las calorías diarias de la dieta a través de proteínas puede afectar negativamente a los macrófagos que son responsables de eliminar los desechos celulares, lo que lleva a la acumulación de un « cementerio « de esas células dentro de las paredes de los vasos y al empeoramiento de las placas ateroscleróticas con el tiempo. Curiosamente, el análisis de los aminoácidos circulantes mostró que la leucina (un aminoácido enriquecido en alimentos de origen animal como la carne de res, los huevos y la leche) es el principal responsable de la activación anormal de los macrófagos y del riesgo de aterosclerosis , lo que sugiere una posible vía para futuras investigaciones sobre la modificación personalizada de la dieta o « nutrición de precisión ». Estos resultados son particularmente relevantes en entornos hospitalarios, donde los nutricionistas suelen recomendar alimentos ricos en proteínas a los pacientes más enfermos para preservar la masa muscular y la fuerza. En la otra investigación, un equipo de la Clínica Cleveland presenta una nueva vía que contribuye a las enfermedades cardiovasculares asociadas con niveles elevados de niacina, una vitamina B común recomendada para reducir el colesterol. Los hallazgos proporcionan una base para posibles nuevas intervenciones y terapias para reducir o prevenir esa inflamación El equipo, dirigido por Stanley Hazen, descubrió un vínculo entre 4PY, un producto de descomposición del exceso de niacina, y las enfermedades cardíacas. Los niveles circulantes más altos de 4PY se asociaron fuertemente con el desarrollo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otros eventos cardíacos adversos en estudios clínicos a gran escala. Los investigadores también demostraron en estudios preclínicos que 4PY desencadena directamente la inflamación vascular que daña los vasos sanguíneos y puede provocar aterosclerosis con el tiempo. El estudio, publicado en ‘ Nature Medicine ‘, también detalla los vínculos genéticos entre 4PY y la inflamación vascular. Los hallazgos proporcionan una base para posibles nuevas intervenciones y terapias para reducir o prevenir esa inflamación. La niacina (vitamina B-3) es muy común en la dieta occidental. « Durante décadas, más de 50 países han exigido el enriquecimiento con niacina en alimentos básicos como la harina , los cereales y la avena para prevenir enfermedades relacionadas con la deficiencia nutricional», asegura Stanley Hazen. Sin embargo, uno de cada cuatro sujetos en las cohortes de pacientes de los investigadores parece estar consumiendo demasiado y tenía niveles altos de 4PY, lo que parece contribuir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Los nuevos hallazgos también podrían ayudar a explicar por qué la niacina ya no es un tratamiento de elección para reducir el colesterol. La niacina fue uno de los primeros tratamientos prescritos para reducir el colesterol LDL o ‘malo ‘. Sin embargo, demostró ser menos efectiva que otros medicamentos para reducir el colesterol y se asoció con otros efectos negativos y tasas de mortalidad más altas en investigaciones anteriores .