Baloncesto: Begoña de Santiago, capitana de Estudiantes: “Celebrar la Copa de la Reina en el pabellón de Huelva es dar un paso atrás” | Baloncesto | Deportes

El Movistar Estudiantes busca hacer historia en la Copa de la Reina de baloncesto. El club colegial, conocido así porque nació en el Instituto Ramiro de Maeztu, nunca ha pasado de ronda este torneo y sueña con poder llegar a las semifinales en Huelva. Son la Cenicienta y no están entre las favoritas para conseguir el trofeo; en el primer encuentro el equipo madrileño tiene que vencer a un Spar Girona (20.30; Teledeporte) que no pasa por su mejor momento. Las catalanas fueron eliminadas la semana pasada de la Eurocup y a esto hay que añadir las graves lesiones de importantes jugadoras como Rebekah Gardner o las internacionales Irati Etxarri y María Araujo. El juego del Estudiantes durante esta temporada pasa por las manos y la rapidez de Laura Méndez y la capacidad anotadora de Marena Whittle. Del 21 a 24 de marzo, el Palacio de los Deportes Carolina Marín será el lugar donde se decida si el Casademont Zaragoza continúa como campeón.

Una de las principales quejas de los equipos y de la afición es la ubicación. En esta edición se ha decidido colocar la Copa de la Reina en Huelva, una provincia y una comunidad autónoma que no tiene ningún equipo femenino de baloncesto en primera división. El Estudiantes será el equipo que menos distancia tendrá que recorrer: alrededor de 600 kilómetros separa el Ramiro de Maeztu del Palacio de los Deportes Carolina Marín. Los equipos vascos, gallego y maño tendrán más de 900 kilómetros; mientras que entre Girona y Huelva está la mayor distancia entre dos capitales de provincia de todo el territorio nacional, con más de 1.000 kilómetros.

Para Begoña de Santiago, capitana de Estudiantes, la ubicación escogida por parte de la Federación Española de Baloncesto supone “dar un paso atrás en el deporte femenino”, porque se pasa de un pabellón de algo más de 10.000 espectadores, como es el Príncipe Felipe de Zaragoza, a uno con tan solo 5.500. “Es duro, venimos de una Copa de la Reina en la que se batió el récord de asistencia”.

Entrenamiento del Club Estudiantes femenino antes de la celebración de la Copa de la Reina, en el Polideportivo Magariños, en MadridJaime Villanueva

En el Polideportivo Antonio Magariños, corazón del Estudiantes, David Gallego, que lleva desde la temporada pasada en el banquillo del equipo, señala a este periódico lo importante que es “mantener la confianza en el grupo y creer en que se puede conseguir”. A pesar de ello, sabe que el conjunto estudiantil no está entre los favoritos a alzarse con el trofeo: “no pelear sería una desilusión, pero nunca un fracaso”.

Es la primera copa de Begoña de Santiago como capitana del equipo y la cuarta que juega en su carrera. Esta jugadora, que compagina el deporte profesional, con estudiar cuarto de Medicina en la Universidad Complutense, admite estar “emocionada” con jugar de nuevo esta competición y cree que el Girona es un rival “bastante asequible”. Gracia Alonso de Armiño, nueva incorporación del Estudiantes y vigente campeona de la Copa con el Casademont Zaragoza, señala que en este torneo “tienes que cuidar los pequeños detalles si quieres pasar de ronda porque es una competición de vida o muerte”. La jugadora vasca afirma a EL PAÍS que no viajan a Huelva a ganar un partido: “Vamos a por la copa”.

 El entrenador David Gallego, tras el entrenamiento del Club Estudiantes femenino unos días antes de la celebración de la Copa de la Reina, en el Polideportivo Magariños, en Madrid
El entrenador David Gallego, tras el entrenamiento del Club Estudiantes femenino unos días antes de la celebración de la Copa de la Reina, en el Polideportivo Magariños, en MadridJaime Villanueva

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_