Aitana Bonmatí y la selección española de fútbol, premios Laureus a mejor deportista y equipo del año | Deportes

La gala de la 25ª edición de los Premios Laureus, que se ha celebrado esta noche en Madrid en el Palacio de Cibeles, ha dejado un reguero de galardones para el deporte español. La futbolista Aitana Bonmatí (Sant Pere de Ribes, Barcelona; 26 años) ha sido elegida mejor deportista femenina del año —es la primera mujer española que lo consigue— para redondear con otro reconocimiento individual su formidable temporada con el Barça (triplete con Liga, Champions y Supercopa) y la selección española de fútbol (campeona del mundo y de la UEFA Nations League). La Roja también ha ganado el premio al mejor equipo del año tras conquistar el pasado verano el primer Mundial de su historia y rebelarse contra la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por su trato a las jugadoras durante décadas.

Desde la izquierda, Aitana Bonmatí, Salma Paralluelo e Ivana Andrés, con el premio Laureus que reconoce a la selección española de fútbol como el mejor equipo de 2023.JUANJO MARTIN (EFE)

Rafa Nadal, que el año pasado prácticamente no pudo competir (jugó su último partido en enero en el Open de Australia), ha conseguido el galardón Sport for Good para su fundación homónima —Fundación Rafa Nadal—, que trata de ayudar con el deporte y la educación a niños en España e India. Nadal ya había sido premiado en los Laureus en las categorías principales en cuatro ocasiones: fue elegido mejor deportista masculino en 2021 y 2011, ganó el de mejor reaparición internacional del año en 2014 y el de mejor promesa mundial en 2006. El Real Madrid también ha visto cómo su principal fichaje el pasado verano, el centrocampista Jude Bellingham, se llevaba el premio a la revelación mundial del año tras su impacto con solo 20 años en el equipo blanco, en el que ha conseguido 21 goles y 10 asistencias en 36 partidos este curso.

Novak Djokovic (36 años), que el año pasado levantó tres de los cuatro Grand Slam (el Open de Australia, Roland Garros y el Open de EE UU), ha ganado el galardón a mejor deportista del año. El serbio cuenta ya con 24 grandes, los mismos que Margaret Court, el récord en la historia del tenis. La gimnasta Simone Biles (27 años) se ha llevado el premio al mejor regreso mundial tras volver a la competición después de un descanso de dos años por salud mental. Biles, que es la gimnasta más condecorada de todos los tiempos —suma 37 entre olímpicas y mundiales—, ganó el pasado octubre cuatro medallas de oro en los Campeonatos Mundiales de Amberes y llevó a EE UU a levantar su séptimo título mundial consecutivo en gimnasia artística por equipos.

El resto de premios han sido para el tenista en silla de ruedas Diede de Groot (deportista mundial con discapacidad) y la skateboarder Arisa Trew (deportista mundial de acción).

El año formidable de Aitana Bonmatí

Aitana Bonmatí ya había conquistado en enero de este año el premio The Best —otorgado por la FIFA— a mejor futbolista del mundo y el Balón de Oro el pasado mes de octubre. De hecho, su lista de reconocimientos individuales no ha hecho más que engordar estos últimos meses: también obtuvo el premio a jugadora del año de la UEFA y fue elegida MVP del Mundial logrado en el verano de 2023 por la Roja, así como de la Supercopa de España y de la Champions League que levantó con el Barça —en el que juega desde los 13 años— la pasada temporada.

El exatleta jamaicano Usain Bolt y la exesquiadora estadounidense Lindsey Vonn se han encargado de entregarle el premio a Bonmatí, que se ha acordado de sus compañeras en su agradecimiento. “El año pasado fue increíble para mí y para mis compañeras de equipo. Lo hemos ganado todo con el club y con la selección. Y es gracias a este esfuerzo colectivo por el que hoy estoy aquí, y por eso quiero dar las gracias a mis compañeras, al personal del club, de la selección, que me han ayudado muchísimo”, ha dicho en inglés la centrocampista.

Bonmatí, que el año pasado lideró a las azulgrana y a la selección tras la lesión que apartó a la entonces Balón de Oro Alexia Putellas durante 10 meses de los terrenos de juego, se ha convertido en un referente del deporte mundial. Con un manejo de balón fantástico, con capacidad para llevar el ritmo del partido, de dar el último pase o de romper líneas gracias a su conducción agresiva y precisa, también ha alzado la voz en repetidas ocasiones contra las injusticias sociales o en defensa de la situación que vivió su compañera Jenni Hermoso en la celebración del Mundial, cuando recibió un beso del entonces presidente de la RFEF, Luis Rubiales.

A la centrocampista, la lucha por la igualdad le viene de familia: sus padres, maestros de Filología Catalana, fueron pioneros en la lucha por eliminar la prevalencia del apellido paterno. Y lo consiguieron. Aitana, nacida el 18 de enero de 1998, lleva primero el apellido materno (Bonmatí) y luego el del padre (Conca). “Queremos que haya una sociedad más justa e igualitaria. En ello estamos y seguiremos luchando, que sé que nuestro deber está en el campo, pero creo que también fuera”, ha dicho durante la gala la futbolista durante la gala, que en la última temporada marcó 21 goles y dio 23 asistencias en 45 partidos.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.